No hay porque esperar a Hanukkah

18/10/11 5:32 a. m. Un viaje de Xanti.
Tengo esto un poco abandonado pero últimamente estoy liado con las clases, el médico, algunos problemillas que no te dan exactamente ánimos para pensar en resina y tal y cual. Pero aquí vengo, a que no os olvidéis de mi (yo para esto soy muy puñetero, quien me conozca puede dar fe)


No he hablado mucho sobre el viaje a Palma de Mallorca que hice este verano pero hay algo relacionado con las BJD que debería haber nombrado alguna vez y creo no haberlo hecho.
Uno de los días que estuve allí Hatsune organizó una quedada a la que, en principio, íbamos a ir pero a la que acudimos tarde por que fuimos a otro sitio antes (¿A las cuevas del Drac? Creo que sí)
El caso es que cuando supo que estaría allí me dijo que fuera que me iba a llevar un regalito lo cual primero me extrañó y luego me ilusionó bastante ya que siempre hace ilusión que alguien se acuerdo de ti y más aun cuando, como ella y yo, solo has visto una vez a dicha persona (aunque he de decir que fue una buena experiencia, es un amor de persona).

Como llegué tarde y ella ya se había ido me lo dio otra persona y se perdió el grito que pegué cuando me vi con esto en las manos: 

Para quien no lo sepa aclarar que esto que parece una peonza es... una peonza. Se llama "dreidel" y es un juego típico judío en las tardes de Hanukkah (la festividad de las luces, ronda por la fecha de navidad aproximadamente). Lo más normal es que lo jueguen los niños y se apuesten caramelos o garbanzos (yo apostaría caramelos ¿qué demonios?) pero creo recordar que pueden incluso apostar dinero. 
El caso es que me planteé varias veces tener un dreidel, hacerlo, comprarlo... pero, por desgracia, Roth, Alexandder y Frederick siempre cargarán con el inconveniente que conlleva la dificultad de encontrar según que utensilios hebreos tamaño muñeco (por no decir todos que queda feo). Por eso cuando vi que el regalito no era otra cosa que un dreidel me emocioné bastante por el detalle y lo guardé como oro en paño esperando la oportunidad de hacer una sesión para agradecérselo. (También corrí a mandarle un mensaje de agradecimiento, por supuesto)

He hecho ya varias fotos de Roth con el dreidel pero no he subido ninguna, quizás por pereza, pero ahora mismo tengo una obsesión casi enfermiza con Roth ya que identifico mi situación actual con la que le di en su historia y es prácticamente el único al que le hago fotos así que ¿qué mejor que estrenar finalmente el regalo de Hatsune?
Y sí, todo esto era para dejaros con un par de fotos que hice hace un tiempo de él, con su dreidel y esa cara de melancolía y paciencia que le viene de fabrica e historia.

¡Muchisimas gracias por el regalo, Hatsune!




No importa si ya no soy un niño


ni hay porqué esperar a Hanukkah.


Ya he aprendido que si me gusta hacer algo


solo tengo que hacerlo.


Incluso cuando es algo tan banal e infantil


como jugar con un dreidel.

Bonus




Espero que os haya gustado y hasta pronto <3

5 Response to "No hay porque esperar a Hanukkah"

  1. Findûriel Says:

    Jolines, muchas gracias por dedicarme estas fotos ^_^ Me lo pasé genial en la quedada de Sevilla donde os conocí, a un montón de gente genial y, entre ellos, a ti, que eres un amorzote.

    La pena es que no pudiera encontrar un dreidel más pequeño... pero conste que lo sigo intentando, y algún día lo lograré aunque tenga que tallarlo con estas manos (*insertar imagen de Mónica vestida de dulce leñadora y tallando una ramica con un cuchillo enorme).

    Espero que pronto podamos volver a quedar, porque me quedé sin conocer a Roth y tengo muuuuuuchas ganas de conocerlo.

    Espero que esos problemillas pronto encuentren una solución buena, te mando un beso grande para llamar a la buena suerte :*

  2. Peter Wojkiewicz Says:

    Está genial la sesion! La foto en movimiento me ha gustado mucho , tenía mucho realismo

  3. Chandria Says:

    Y yo creyendo que me furulaba mal el blog porque no veía entradas tuyas...
    A ver si actualizamos más, eh? Pero bueno, se entiende perfectamente el lapsus. A ver si el tema de los médicos va bien (no te me pongas pocho que te arreo ¬¬).
    xDDD Dios, es que cuando alguien te regala algo así, que has estado tanto tiempo buscando y que va genial con tal personaje/muñeco... te dan una alegría muy grande >////<

    Las fotos te han quedado geniales. Mis favoritas son la última y la que sale la peonza en movimiento.
    También me gusta aprender indirectamente (no sabía nada de lo de la dreidel y para qué se utilizaba) ^^ Así que espero que sigas contando muchas cositas de tus kekos, sensei :P

  4. Custom Lovers (Apo) Says:

    ¡Qué pasada de dreidel! Es genial cuando uno encuentra cosas que le van bien de escala a los resinosos... ¡y si son un regalo, mucho mejor!

  5. Momo Says:

    La verdad es que cuando vi el Deidrel en persona me impresioné un montón, le venía que ni pintado el tamaño al keko, y además es una verdadera monería, las cosas como son.

    Y bueno, que decir de tus fotos, cerdo, a parte de que te odio porque siempre te salen super amoroseables? Realmente te envidio, santa paciencia tienes para hacer las fotos y que salgan tan bien y tanto arte para después conectarselas a un texto y que quede tan dichosamente bien.

    Me encantan :)

Publicar un comentario