A escondidas.

22/12/11 10:17 a. m. Un viaje de Xanti.


No es que le guste demasiado visitar las casas de sus amigos pero a veces clama al cielo por poder hacerlo.
Y es que allí estaban, en pleno diciembre, sentados en una esquina del parking al aire libre que habían acabado hacía poco, muriéndose de frío y peleando con el carbón que acababan de partir para poder fumar la cachimba y que, por alguna razón, no parecía querer encenderse.
Con cierta mala leche, y ya colmada su escasa paciencia, le arrebató a su hermano el mechero y sacó un zippo que encendió con un rápido gesto y puso bajo el carbón, intentando encenderlo bajo la mirada molesta de su gemelo.

-Podrías haberlo sacado antes, joder.
-Creía que érais mayorcitos y no necesitabais la ayuda de nadie.

Javi gruñó un poco por única respuesta mirando el reloj. Hacía horas que los mellizos deberían de haber llegado, había avisado a Miguel con tiempo y no eran personas impuntuales de modo que algo grave había tenido que pasar para que no estuvieran allí.
Salió de su ensimismamiento cuando una nube de humo con un suave olor a granada le dio de pleno en el rostro viendo, cuando esta se disipó, la sonrisa socarrona de su hermano que había conseguido encender la cachimba y le tendía ahora la manguera de esta mirándole con cierta curiosidad.

-¿Que tripa se te ha roto?- el chico respondió a la pregunta alzando las cejas con fingida confusión.- Que ¿qué hostia te pasa?
-Nada.- soltó el humo con lentitud, saboreándolo con la vista puesta en el otro.- ¿Qué me pasa?
-Eso te pregunto.
-Bleh.
-Gilipollas eres.

Esta vez fue Fran quien miró el reloj con el ceño fruncido. ¿Donde se metían los Heredia? Ya estaban todos allí, solo faltaban ellos dos.
Sacó el móvil con una mano mientras le arrebataba con la otra la cachimba a Jasper y dio una gran calada mientras marcaba el número de Julio soltando el humo justo al tiempo que este le cogía la llamada.

-¿Sí?
-Illo, ¿ande te metes?
-Ya vamos pa'llá, ahora te contamos.
-Enga, macho, que sois unas putas tortugas.- gruñó colgando y guardándose el móvil.- Ya vienen k'están emparraos.
-¿Ande están?
-Ni puta .- el moreno se encogió de hombros pasándole la manguera a su hermano.- M'an dicho k'ahora me cuentan.

Javi miró a su hermano alzando una ceja, curioso, pero se abstuvo de preguntar nada más. Estaba claro que no sabía nada y la paciencia de su hermano era muy breve de modo que era mucho mejor dejarlo estar. Ya les explicarían los mellizos el motivo de su tardanza.
Los susodichos no tardaron demasiado en hacer acto de presencia. Apenas unos cinco minutos después de colgar el teléfono Miguel y Julio llegaron al lugar acordado en silencio y con expresión tranquila, como si el hecho de que llegasen casi dos horas tarde no fuera ni extraño ni importante.

-Hola, chicos.- saludo con media sonrisa Miguel acompañado esta de un leve gesto con la mano y girándose luego hacia Jasper, abrazándole con cariño.- Hola, renacuajillo mio.

El suizo sonrió al rubio cálidamente mientras soltaba el humo girando un poco la cara para no exhalarlo demasiado cerca de su amigo.

-Hola.
-¿Y esto de llegar dos horas tarde?

Miguel se giró un poco hacia los gemelos que miraban a los dos hermanos con cierto resentimiento en sus ojos verdes.

-¿Has visto? Como las estrellas.
-Estrellas vas a ver tu como no mespliques ahora mismo porque cojones habéis llegado tan tarde.
-Oye, renacuajo, a mi me hablas bien, barrio-bajero de mierda.
-¿Quieres bronca, Heredia? Porque el que busca bronca la'ncuentra.
-Tranquilos, tranquilos.- intervino Julio con media sonrisa. No quería empezar la tarde con una bronca y si no paraban a su hermano y a Fran, cosa que ni Jasper, ni Inma, ni Javi parecían estar por la labor de hacer, eso sería sin duda lo que pasaría.- Hemos tenido que ayudar a nuestra abuela con la compra. Ya casi no puede moverse.
-Tsss.- Javi siseó un poco, molesto.- Y ¿os costaba mucho avisar o qué?
-Es más divertido dejaros con to la intriga.- Javi y Fran le lanzaron una mirada de odio a Miguel que solo consiguió hacerle sonreír con burla.- Yo me lo he pasao pipa.
-Yo me lo voy a pasar pipa dándote de hostias.
-K'agresivo.- el rubio soltó en una vez el humo de la calada que acababa de dar y miró alrededor frunciendo el ceño.- ¿Y Mateo?
-Viene después.- explicó Javi pasándole a su prima la manguera. Inma la cogió, dando una calada suave y pasándole el humo a Julio directamente en la boca, aprovechando para darle un buen beso.- Tenía que ir al cumpleaños de su primo o algo así.
-Y ¿a avisao? Que cabrón.- Julio se separó de Inma un poco, mirando a su hermano y sonriendo ante su queja y su falsa indignación. Lo hacía para cabrear aun más a los gemelos. Miguel lo sabía, él lo sabía, los gemelos lo sabían... todos lo sabían pero eso no evitó que los dos morenos mirasen con ojos acuchilladores a su mellizo.- Así nos deja mal a nosotros, macho.

Julio se rió un poco ante las palabras de su hermano y las miradas de odio de sus amigos. Fijó la vista en Javi mientras abrazaba a su chica. Últimamente el moreno se comportaba de forma extraña. Habría jurado que hacía unos meses se habría lanzado encima de Miguel para darle de hostias tal y como había hecho Fran, quien forcejeaba con el susodicho en el suelo entre las risas del rubio y los gritos del moreno. Sin embargo Javi no se había movido del sitio, seguía fumando tranquilo mientras miraba con diversión como los otros dos rodaban por el suelo peleándose.
Era extraño. Extraño y curioso. No es que el chico hubiese dejado de meterse en peleas y discusiones, era simplemente que se mantenía al margen cuando era Miguel el otro implicado, como si no quisiera enfrentarse a él. Volvió la vista hacia su hermano, pensando. No era por miedo, era imposible que Javi tuviera miedo de Miguel, el gemelo era más alto y relativamente más fuerte de modo que, en todo caso, debía ser el rubio quien temiera un mal golpe y no al contrario.

-¡Venga ya! ¡K'estáis amamonaos!

Fran dio un último golpe en las costillas del rubio y se puso en pie mientras este se reía suavemente en el suelo, con las manos en el costado y lágrimas en los ojos, muerto de risa.

-Ajajaja...me has hecho daño, hijo de puta.- gimió aun entre risas.- Joder...jajajajaja... auch, duele.
-Eso te pasa por capullo, la próxima vez menos coñas.
-...No, en serio...jajaja...hostia puta, Fran...dios...

Julio suspiró negando con la cabeza mientras Jasper ayudaba a Miguel a incorporarse.

-Os dije que un día os acabaríais haciendo daño, subnormales.
-Vamos a casa y que tu madre mire si tienes algo.- Javi le pasó la cachimba a su hermano y se acercó a Miguel poniéndole en pie con facilidad y haciendo que se apoyase en él. La madre de los mellizos era enfermera y su padre médico de modo que si Miguel tenía alguna herida ¿quién mejor que ellos para ayudar?- Ahora venimos.
-Nada de sexo sin mi.- apuntó Fran pasándole un brazo por los hombros a Jasper haciendo que se sentase encima suya y exhalando el humo con una sonrisa.

Tras dedicarle media sonrisa a su hermano los dos chicos se alejaron del grupo con algún que otro quejido de Miguel y alguna frase hiriente del otro chico. Cuando estuvieron lo suficientemente lejos Javi miró por el rabillo del ojo al rubio.

-¿Te has hecho daño en serio o solo era una estrategia de distracción?
-Ambos. - explicó parando y mirando a su amigo.- Me duele pero no hacía falta que me llevases con mis padres.

Javi sonrió cogiendo de la muñeca al rubio y tirando de él suavemente, acercándole, atrapando sus labios en un beso suave mientras ambos cerraban los ojos y la mano del rubio se apoyaba sobre el hombro del moreno. Un beso a escondidas, de esos que no le gustan y que a la vez son sus preferidos, los que hace que se te acelere el corazón por algo más que el contacto con los labios del otro. Esos besos que rezas que nadie vea y que, en el fondo, deseas que alguien descubra.
Porque un beso en público puede ser precioso pero no hay nada más excitante e intimo que un beso furtivo.

-----------------------------------------------------XXX---------------------------------------------------

No es que me haya quedado tremendamente bien pero me doy por satisfecho. Con este relato doy a conocer un poco de la historia de Miguel y presento a un personaje nuevo: Fran. 
Como se entiende del texto Fran y Javi son dos hermanos gemelos, amigos de Miguel y su hermano Julio en su infancia. Javi y Miguel tuvieron una relación con catastrófico resultado y Fran tuvo... algo... con Jasper.
Subiré pronto la fichilla de Fran para que quede constancia de que existe y sepáis un poquillo más sobre él si os interesa =3

¡Hasta la próxima!

3 Response to "A escondidas."

  1. Chandria Says:

    *____* No sabes la ilusión que me ha hecho el beso (soy una chica fácil, haha). Esto de tener ahijados es lo mejor y más si pasan cositas como estas :P
    Ains... por eso no se enzarzó Javi con Miguel >////<
    Al principio me ha resultado un poco lío porque son muchos personajes juntos y a algunos no les conozco demasiado y bueno, pero según iba leyendo se me han aclarado las dudas (eso también mantiene al lector en alerta y enganchado :P).
    Además, me gusta mucho el buen rollito que transmite el grupo de amigos y las maneras de hablar tan de calle, tan normales y cotidianas ;)
    Brindo porque sean muchos más (los relatos) que ya sabes que aquí tienes una lectora fiel ;)

  2. Aqua Äre Says:

    Me ha gustado mucho, pero muchísimo. Ay Fran, con lo bocabuzón que es... qué desparpajo, por favor! Qué dominio de las palabrotas!
    Ese "Enga, macho, que sois unas putas tortugas." me ha postrado de rodillas al suelo. Me he muerto de risa, yo quiero saber decir cosas así de manera natural y sin pensarlo xD

    El carácter del grupo, como ha dicho Chan, es genial. Aunque eso de las peleas recurrentes... pobre Miguel, aunque él mismo se lo haya buscado xDD

    En fin, que me encanta, que sigas escribiendo cosas de estas, que quiero ver a mi ahijado en acción! (Fíjate qué cosas pero los dos compartimos eso de pegar sin preguntar XD)
    BESOS!! ^^

  3. Iza Fernández Says:

    Ya va siendo hora de que te comente como es debido las entradas, y más teniendo en cuenta que salen mis personajes... Si es que soy una dejada de mierda que al final, mira, se me han acumulado todas tus entradas.

    He sido testigo de como ibas avanzando con el texto la verdad es que me gusta mucho como te ha quedado finalmente. Muchísimo, de hecho. El caso es que no puedo evitar imaginármelos y puedo que por eso me guste tanto. Porque me los imagino, con total naturalidad y sin forzarme a ello.

    Y el final... Aish, ese final. Me ha enamorado ese final, aunque eso ya lo sabes, me encanta como quedan, como todo es un secreto. Sin duda me encanta.

    "Un beso a escondidas, de esos que no le gustan y que a la vez son sus preferidos, los que hace que se te acelere el corazón por algo más que el contacto con los labios del otro. Esos besos que rezas que nadie vea y que, en el fondo, deseas que alguien descubra." = Pelitos de punta u////u

    Muacks!

Publicar un comentario